Skip to main content

Trastornos obsesivo-compulsivos

Los trastornos obsesivos-compulsivos (TOC) son afecciones mentales que se caracterizan por la presencia de obsesiones, pensamientos intrusivos, repetitivos y no deseados, y compulsiones, conductas repetitivas que buscan aliviar la ansiedad asociada con las obsesiones. Las obsesiones pueden variar desde miedos irracionales hasta pensamientos persistentes sobre la contaminación o la necesidad de simetría, mientras que las compulsiones pueden manifestarse como rituales de limpieza, contar, tocar o verificar. Estos comportamientos pueden consumir una cantidad significativa de tiempo y afectar negativamente la vida cotidiana, interfiriendo con las actividades diarias y las relaciones interpersonales.

El tratamiento para el TOC ayuda a las personas a enfrentar gradualmente sus obsesiones sin recurrir a las compulsiones. Los medicamentos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), también se utilizan a menudo para reducir la intensidad de las obsesiones y compulsiones. El apoyo emocional y la comprensión del entorno social son componentes esenciales en el manejo del TOC, ya que pueden afectar significativamente la calidad de vida de quienes lo experimentan.